TRAJES DE NOVIO A MEDIDA DE PROVERBIAL CALIDAD - Gran Vía, 45 (Edificio Sota) Piso 1. Bilbao - Tlf: (+34) 944 914 137


Tendencias Trajes

Hasta los años 30 en los que el traje se consolidó como el atuendo de trabajo de oficina, las personas vestían el frac, la levita y posteriormente el chaqué, reservándose el uso del traje a las ocasiones menos formales.

El origen del traje se sitúa en Inglaterra bajo un concepto de elegancia basado en seguir las reglas del vestir impuestas por las clases dominantes. Posteriormente se ha visto influenciado por los conceptos de elegancia italianos, más supeditados a la estética.

Hoy en día, podemos elegir lo mejor de los dos mundos y no existen normas tan cerradas por lo que se abre un mundo de posibilidades para vestir traje el día de tu boda. No obstante, los “códigos” del traje de ceremonia difieren de los del traje de trabajo y tiene un carácter menos funcional, siendo su intencionalidad más estética, debiendo primar aspectos como lucir muy bien en fotografía y vídeo, y transmitir la personalidad de quién lo viste.

Para una boda de verano, un estambre de lana siempre es una opción segura especialmente los tipos más finos (Super 100’s hasta Super 180’s), pero existen calidades especialmente apropiadas para esta época del año como la Alpaca o Mohair. Para el invierno, los estambres de lana también son aconsajables, especialmente de grosores medios, y calidades como la franela, con su pelo ligeramente cardado; el cachemir (cashmere) de inigualable suavidad aportarán una imagen con gran carácter.

En cuanto a la forma del traje, y aun habiendo total libertad, conviene tener en cuenta las siguientes tendencias para traje:

  • Chaquetas de 1 ó 2 botones, situados bastante altos.
  • Hombros acoplados y ligeramente envolventes.
  • Línea entallada en costados, espalda (sin exagerar).
  • mangas y solapas estrechas con la muela alta.
  • delanteros abiertos en los bajos.
  • Pantalón estrecho en rodilla y bajo.